Trail Running, ¿Medias compresivas SÍ o NO?

Es mucho el material que nos viene a la cabeza cuando empezamos a prepáranos una carrera por montaña y con ello todas las dudas posibles; ¿qué tipo de zapatillas necesitaré? ¿Ligeras, con amortiguación, con tacos, impermeables, transpirables, caña media, caña baja…? ¿Serán necesarios los bastones? ¿Me compro unos, los pido prestados, cuál será mi altura, aluminio, carbono, plegables, telescópicos…? ¿Mochila, cinturón, chaleco? ¿Medias compresivas?

Y es ese último aspecto el que vamos a abordar hoy ¿medias compresivas si o no?

Después de muchas investigaciones y valoraciones se ha descubierto que en carreras por montaña de más de 2h 30’ las medias compresivas no afectan al rendimiento de la misma, es decir, no ayuda a reducir el tiempo de la carrera,ni a mantener la frecuencia cardiaca en niveles adecuados, ni incrementan el volumen máximo de oxígeno. Por lo que llevarlas no hará que corras más rápido que si lo hicieses sin ellas ante las mismas variables y situaciones (misma carrera, misma indumentaria, mismo clima, misma hidratación, misma ingesta calórica, mismas horas de descanso y mismo entrenamiento…)

Por otro lado sí que existe evidencia científica en el uso de medias compresivas tras una carrera o un entrenamiento prolongado y su recuperación; ya que está relacionado con la oxigenación del músculo a nivel local y en reposo y la reducción de DOMS (dolor muscular tardío) o también llamado “agujetas” por lo que la fatiga se ve reducida tras su uso a modo de recuperador.

Pero… si tras el ejercicio nos ayuda a recuperar, ¿nos ayudaría a reducir la fatiga durante la carrera? Como hemos dicho anteriormente los estudios que se han realizado son para duraciones prolongadas (2h 30’aprox) y en base a éstos la respuesta a la pregunta podría ser un “SI”. Las vibraciones absorbidas por los músculos durante el ejercicio quedarían limitadas por el uso de medias compresivas, el patrón de movimiento durante la carrera no se vería tan afectado y el dolor en el tendón de Aquiles debido al conjunto de factores (impacto, irregularidades en el terreno, distancia, ritmos…) se reduce considerablemente.

Como conclusión.

Si la carrera que vas a hacer tiene una duración inferior a 2h 30’ el uso de medias compresivas no es necesario durante el ejercicio a no ser que te peguen con las mallas o sean nuevas y las quieras estrenar; pero si pueden venirte bien al finalizar la carrera para recuperar siempre que este acompañado con una buena hidratación, alimentación y los estiramientos oportunos u otras técnicas asociadas.

Si se trata de una prueba de media o larga duración (2h 30’) el uso de medias compresivas puede beneficiarte para reducir la fatiga durante la carrera o los dolores producidos por la misma, pero no te va a hacer correr más rápido. A su vez como recuperador pude ser efectivo si además sigues las pautas anteriormente escritas.

Pero no debes olvidar que las medias compresivas no son un sustito del trabajo de fuerza, los ejercicios compensatorios o del trabajo de la técnica de carrera, sino un complemento a todos ellos. Por ello recuerda que el mejor método para aumentar el rendimiento, reducir la fatiga y evitar lesiones es un buen entrenamiento en manos de gente especializada.