“Empezamos el curso”, ¡Vuelta al Entrenamiento!

Después del periodo vacacional nuestras vidas vuelven a la rutina, la adaptación es la etapa que nos toca abordar. La misión de este artículo es ayudar a llevar a cabo una adecuada puesta en marcha.

A continuación, marcamos los siguientes consejos para empezar la puesta en forma después de las vacaciones:

  1. Valorar el punto de comienzo a través de diferentes tests de condición física, como puede ser la capacidad cardiovascular, la fuerza, la flexibilidad…, para así poder adaptar el programa de ejercicio físico a la situación actual, porque aunque haya sido un parón de unas semanas ¡El cuerpo lo nota!

Un consejo es no compararnos con la condición física antes de las vacaciones, poco a poco la constancia, junto con la continuidad y progresión nos llevará a nuestros niveles de referencia.

  1. Elegir la actividad o ejercicio físico que más se adecue a nuestras necesidades y estilo de vida, ¡no todo vale! Debemos asesorarnos para saber elegir el tipo de actividad que va a ser más beneficiosa, teniendo en cuenta que todos debemos de mantener: una buena salud cardiovascular, bajar los niveles de estrés y tener un tono muscular adecuado para poder sobrellevar las demandas de nuestro diario, todo esto sin lesionarnos.
  2. Conocer nuestra composición corporal, sabiendo los porcentajes de músculo, grasa o el índice de masa corporal será un buen indicativo de por dónde debemos abordar la puesta en marcha en el cetro de entrenamiento, además de una guía y motivación para continuar nuestro entrenamiento.
  3. Llevar a cabo una alimentación equilibrada y saludable ayudará a nuestro organismo a mantener la homeostasis o equilibrio interno, para poder tener energía suficiente para mantener un estilo de vida activo. Comer fruta y verdura de temporada, al igual que basar la dieta en alimentos no procesados es la clave del éxito.
  4. La gestión del tiempo es muy importante, así que la excusa de “no tengo tiempo”, ¡no vale!, la clave está en cómo nos organizamos y qué priorizamos en nuestras vidas.

Cada uno de nosotros debe saber en qué momento del día tiene más energía, dónde debe entrenar, para que los desplazamientos o la pereza no sea el motivo del abandono, y con quien entrenar.

Las cosas superfluas pueden ser sustituidas por algo tan importante como es nuestra salud, entendiendo la salud en términos positivos, según la definición que la OMS hace del término, es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

  1. Es tan importante hacer cómo no hacer, así que mantén el equilibrio entre actividad y descanso para que la fatiga crónica no sea la que te paré. Identifica el nivel de estrés a lo largo de los días e incorpora respiración consciente y movimiento a tu diario como forma de canalizar las tensiones, además de intentar que tu descanso sea reparador.

El ejercicio físico siempre es un buen aliado en la liberación de estrés y como manera de lograr un buen estado de salud.

  1. Ponte en manos de un profesional, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el deporte con competencias profesionales para poderte guiar en la consecución de tus metas.

Si el plan no funciona cambia el plan, pero no cambies tus metas. Equipo Trainext